Home Qué son inversiones fin...

Qué son inversiones financieras -y cómo empezar a invertir

Conceptos básicos que todo el mundo debería comprender para tomar mejores decisiones financieras.

Invierte en tu futuro. Invierte en tu carrera. Invierte en tus sueños. Invertir es un verbo que se usa mucho para hablar de metas y planes, pero cuando se trata de dinero, ¿sabes qué son las inversiones financieras?

Una inversión es, en síntesis, separar una cantidad de dinero hoy y tratar de convertirla en más dinero en el futuro.

¿Pero cómo hacerlo? No se trata de magia, sino de entender cómo funciona el mercado financiero y elegir una categoría o tipo de inversión que se adapte a tu perfil.

Existe el mito de que, para empezar a invertir, es necesario tener ya mucho dinero. Pero eso no podría estar más lejos de la realidad: cualquiera puede invertir, sin importar cuánto dinero tenga.

(¿No tienes tiempo para leer el contenido completo? Desplázate hasta la parte inferior de la página y lee el resumen con los puntos principales que necesitas saber sobre “qué es inversión”).

Qué se necesita para empezar a invertir

  1. El primer paso es establecer tus expectativas: la mayoría de las veces, las inversiones financieras dan sus frutos a mediano y largo plazo. No esperes ganar mucho dinero de la noche a la mañana;
  2. Luego, es saber que la inversión debe ser un hábito: reservar siempre una cantidad al mes, por pequeña que sea;
  3. Por último, es buscar una institución financiera (banco o corredor de valores, también conocido por su palabra en inglés: broker) y evaluar las opciones que ofrece.

Qué son inversiones financieras: conoce los diferentes tipos

Hacer una inversión significa apartar una cantidad de dinero e invertirla en algún lugar donde ese valor pueda incrementarse con el tiempo.

Es posible invertir en bienes raíces, por ejemplo, comprando una casa, renovándola y vendiéndola a un precio más alto. Pero esta opción está lejos de ser la única (o la mejor) alternativa para quienes quieren empezar a invertir.

Aquellos con poco dinero y sin experiencia en el mercado pueden -y deben- tener algún tipo de inversión. En ese caso, existen varios productos financieros que son más fáciles de administrar y comprender.

Si tu objetivo es ganar dinero sin tener que administrarlo a menudo, ciertamente existe un tipo de producto financiero que se adapta a tu perfil.

“¿Tu mente te sabotea a la hora de ahorrar dinero?” (Entonces debes leer este artículo.)

Qué son los productos financieros y cómo hacen que tu dinero pague

Los productos financieros son diferentes opciones que la gente común tiene para beneficiarse de las operaciones diarias en el mercado financiero.

Cuando inviertes tu dinero en un producto o activo financiero, estás en mayor medida prestando esa cantidad a bancos e instituciones financieras para que realicen diferentes tipos de operaciones.

Este dinero que diste en préstamo se te devuelve con intereses, que no es más que cuánto has ganado con tu inversión.

Vale decir: eliges un producto, pones tu dinero en él y, según el tipo de inversión, sabes exactamente cuánto ganarás en un cierto período de tiempo (es el caso de los productos de Renta Fija. Ver más sobre esta opción a continuación).

Pero cuidado: toda inversión es una apuesta. Cuanto mayor sea el riesgo que estés dispuesto a asumir, mayor será la rentabilidad… si funciona. Por ejemplo, si inviertes en un emprendimiento podrás tener mayor rentabilidad, pero también estarás corriendo más riesgo. 

Comprende el riesgo de las inversiones financieras: renta fija y renta variable

Cada tipo de inversión tiene sus propios riesgos, rendimientos y plazos.

Decidir qué productos se ajustan a tu perfil depende de:

– tu conocimiento del mercado, 

-tus objetivos, 

– tu posición financiera actual, 

– el plazo al que desees invertir, y 

– en qué medida estás dispuesto a correr riesgos.

Básicamente, los productos financieros en los que puedes invertir se dividen en dos tipos, y los riesgos varían entre ellos:

Renta Fija

En renta fija, el inversor tiene más claridad sobre cuánto rendirá su dinero, pues la entidad en la que invierte tiene una obligación de devolverle al inversor una cantidad de dinero fija, determinada por el monto invertido más los intereses. Títulos de tesorería (TES), bonos corporativos, certificados de depósito a término (CDTs),  entre otros, son algunos de los más conocidos (más abajo te explicamos qué son cada uno).

Las inversiones de renta fija pueden ser de dos tipos:

  • Tasa fija: es decir, en el que es posible saber cuál será el retorno al final de la inversión -por ejemplo, un 6% anual.
  • Tasa variable: cuando el rendimiento está vinculado a algún otro índice económico. Por ejemplo, al indicador DTF en Colombia (una tasa común utilizada por los bancos). En este caso, el inversor sabe que su dinero pagará de acuerdo con algo específico, pero no sabe exactamente cuánto porque ese indicador tiene sus fluctuaciones.

Renta variable

Como su nombre lo indica, las inversiones de capital tienen tasas de rendimiento que varían con el tiempo. En otras palabras: la rentabilidad varía constantemente, lo que significa que los riesgos son mayores. Aquí el potencial de rentabilidad es mayor, pero la posibilidad de perder también es grande. 

La Bolsa de Valores es el principal activo de renta variable del mercado. 

Por ejemplo, cuando un inversor compra acciones de Ecopetrol en la bolsa de valores de Colombia, se dice que está invirtiendo en renta variable. Y se denomina variable puesto que su rentabilidad depende, entre otros factores, de los resultados financieros de Ecopetrol (que a su vez dependen del precio del petróleo y otros factores que son de naturaleza variable). 

¿Cómo elegir: renta fija o renta variable?

A primera vista, la Renta Variable puede parecer más ventajosa que la Renta Fija porque brinda mejores oportunidades de ganancias. Sin embargo, ten cuidado con esta idea.

En el mercado financiero, el rendimiento de un activo es proporcional a su riesgo. Es decir, cuanto mayor sea la rentabilidad posible, mayor será el riesgo.

Son famosas las historias de inversores que se hicieron millonarios invirtiendo en acciones. Pero eso no vino sin riesgo: de igual forma, hay inversores que lo perdieron todo de la noche a la mañana apostando en la bolsa.

La Bolsa de Valores es un ejemplo de un mercado extremadamente volátil. La inversión en acciones implica paciencia, tolerancia a la volatilidad y el conocimiento para hacer frente a las fluctuaciones.

En otro orden de cosas, la Renta Fija ofrece rentabilidades constantes y estables, lo que da más tranquilidad a los inversores, especialmente cuando se piensa en el largo plazo.

Por tanto, si vas a empezar a invertir por primera vez, la recomendación es dar preferencia a las inversiones en Renta Fija.

Con ellas, podrás crear una reserva de emergencia y no correr tantos riesgos, además de poder retirar el importe cuando lo necesites.

Cuando esa reserva ya existe, puedes empezar a pensar en invertir en otros productos menos seguros y con rendimientos más interesantes.

De todas maneras, es importante diversificar los riesgos, es decir, no poner todos los huevos en la misma canasta. Es importante empezar a construir un portafolio de inversión que esté acorde con tu perfil de riesgo. 

Tipos de activos financieros

Comprender qué es la inversión y qué tipos de activos es un paso importante para decidir en qué invertir.

El siguiente paso es comprender qué productos existen dentro de la opción Renta fija y Renta variable.

Bonos TES

Expedidos por el Gobierno Nacional y administrados por el Banco de la República, los Títulos de Tesorería (TES) son papeles de deuda pública. El objetivo de la emisión de los TES es acceder a la financiación de las actividades del Estado. Se emiten a través de una subasta, entonces su rendimiento dependerá de la oferta y la demanda del mercado en el mismo momento de la emisión. 

En cualquier caso, es uno de los principales mecanismos de financiación que usa un gobierno para “fondear” al Estado, que será responsable del pago de los intereses.

Los TES se pueden negociar también en el mercado secundario, es decir que pueden ser comprados a los inversionistas originales. Varía entre uno y diez años, aunque en 2020 el gobierno lanzó un TES por primera vez a 30 años

Actualmente, si inviertes en TES que vencen en julio de 2024 (y mantienes la inversión hasta el vencimiento), tendrías una rentabilidad anual de 3.16%. Sin embargo, si decides invertir a más largo plazo, por ejemplo en los TES que vencen en septiembre de 2030, obtendrás una rentabilidad superior de 5.52%. 

Generalmente, cuando inviertes a más largo plazo puedes esperar tener una mayor rentabilidad.

Como se espera que los Estados no desaparezcan, los TES son una buena inversión para aquellos que buscan mayor fiabilidad en el emisor de los títulos. Son considerados como la inversión más segura en Colombia, pues tienen el respaldo de la Nación.

CDT o Certificado de Depósito a Término 

Según el Banco de la República, “un certificado de depósito a término (CDT) es un instrumento de inversión establecido mediante certificado, que permite invertir una cantidad de dinero en una entidad financiera -que es quien los emite- por un plazo determinado, generalmente 30, 60, 90, 180 o 360 días.”

Las tasas de interés de los CDTs normalmente se pagan vencidas, es decir, al final del periodo de inversión. Son tasas de captación o pasivas, puesto que quien invierte deja el monto hasta un plazo determinado. 

De hecho, el rendimiento del dinero está proporcionalmente vinculado a la cuantía de la inversión y el plazo. Cuanto más grande el monto y más largo el plazo, la tasa será mayor. Las instituciones financieras suelen publicar una planilla con las tasas que pagan para CDTs de diferentes montos y plazos. 

De acuerdo con el Banco de la República, actualmente la tasa promedio del mercado Colombiano para CDTs a 360 días es de 2.55%. 

Es decir, en promedio, si inviertes por ejemplo $100.000 en un CDT a 360 días, al vencimiento de este periodo, la institución financiera te entregaría $102.250.

Bonos corporativos

También puedes invertir en bonos corporativos que son títulos de deuda que emiten las empresas para financiar sus operaciones. Si quieres obtener una rentabilidad superior a la de los TES, pero aún en renta fija y sin la volatilidad de las acciones, los bonos corporativos son una alternativa para ello. 

Los bonos corporativos son más riesgosos que los TES pues no cuentan con el respaldo de la Nación y su repago está atado a la capacidad crediticia de la compañía emisora. En general, mientras más riesgosa sea la compañía que emite los bonos, más altas serán las tasas que deben pagar a los inversores, justamente para compensarlos por el mayor riesgo de incumplimiento que están asumiendo. 

En Colombia es común que compañías industriales como Ecopetrol o Grupo Argos, entre otras, emitan bonos corporativos en los mercados financieros. Por ejemplo, en abril de 2020, Ecopetrol realizó una emisión de bonos por US$2.000 millones en los mercados internacionales, con vencimiento a 10 años. Dichos bonos pagan una tasa de interés periódica equivalente a 6,875% efectiva anual. 

Fondos de inversión

Los fondos de inversión colectiva son administrados por inversionistas profesionales, y agrupan en un portafolio inversiones financieras de renta fija o variable en diferentes empresas. En Colombia, los fondos de inversión normalmente son ofrecidos por comisionistas de bolsa y sociedades fiduciarias, en ambos casos vigiladas por la Superintendencia Financiera. 

El principal beneficio de los fondos de inversión, adicional a que son administrados por inversionistas profesionales, es la diversificación de riesgo que ofrecen. Al construir un portafolio con diferentes inversiones financieras -TES, bonos corporativos, CDTs, acciones o una combinación de las anteriores-, no se ponen “todos los huevos” en la misma canasta, reduciendo así los efectos adversos de que alguna de las empresas de los títulos entre en problemas financieros y no pueda cumplir con las obligaciones. 

Bolsa

La Bolsa de Valores es bien conocida, pero pocas personas logran comerciar dentro de ella. Básicamente, las empresas, para financiar sus operaciones, venden las llamadas acciones, pequeñas cuotas de empresas. El inversor propietario de las acciones puede tener derecho a sus beneficios como socio.

La división de beneficios (o dividendos, como se les llama en la Bolsa de Valores) será, por supuesto, proporcional al número de acciones que posea.

A las acciones cotizadas en la Bolsa se las conocen como inversiones de renta variable, es decir, no garantizan al inversor una rentabilidad preestablecida, sino que la rentabilidad varía dependiendo del desempeño financiero de las empresas y de las condiciones de la economía. En general, si las utilidades de una empresa se incrementan, el precio de sus acciones tiende a subir.  

“No leí todo. ¿Podrías resumirlo, por favor?”

¿No tienes tiempo para leer la explicación completa? Resumimos los puntos importantes:

  • La inversión es una forma de hacer que su dinero se incremente con el tiempo;
  • Hay varias formas de inversión, pero es importante entender que cada una tiene diferentes riesgos y retornos;
  • Los bancos o instituciones financieras ofrecen diferentes productos de inversión a sus clientes;
  • Dentro de la categoría de inversiones financieras, hay dos tipos principales: renta fija y renta variable;
  • Los de renta fija tienen unos ingresos determinados, mientras que con la opción de renta variable el cliente no sabe cuánto tendrá a la hora de rescatar la inversión;
  • Generalmente, cuanto mayor es el riesgo, mayor es la rentabilidad. Para aquellos que recién comienzan con las inversiones financieras, se recomienda invertir en opciones de menor riesgo con un rendimiento más garantizado (aunque sea un poco más bajo), como los productos de renta fija.
  • Recuerda siempre diversificar tus inversiones financieras, es decir, como recomienda el cliché -que por trillado no es menos cierto-: “nunca pongas todos los huevos en la misma canasta”. 

Este contenido es parte de la misión de Nu Colombia de brindar a las personas un mayor y mejor control sobre sus vidas financieras. ¿Aún no conoces a Nu?

Introduzca su nombre

Quiero recibir la newsletter