Home Regalo de Navidad: una g...

Regalo de Navidad: una guía para no perderse (o no fallar)

Cómo maximizar las posibilidades de complacer a las personas que amas sin crear un agujero en tu presupuesto de fin de año.

El dibujo de un presente con un moño

“Así que es Navidad…”. La época del año en que el consumidor colombiano es bombardeado con música de Pastor López, luces de colores y una cantidad absurda de anuncios que resaltan la importancia de darle a la persona amada la opción perfecta. Para muchas personas, sin embargo, hacer un buen regalo de Navidad es una misión casi imposible. 

En primer lugar, esto ocurre porque elegir un regalo es, en sí misma, una tarea que consume tiempo y dinero, dos cosas que a nadie le sobran al final del año.

Y, segundo, porque -admitámoslo- la mayoría de nosotros nos enfocamos en las cosas incorrectas al decidir qué regalar.

No tienes que gastar mucho, comprar demasiado u obsesionarte por encontrar la “cosa” perfecta para garantizar un buen regalo de Navidad. De hecho, los estudios muestran que no debes hacer nada de esto si realmente quieres complacer a la gente.

Aquí te dejamos una guía mínima de lo que puedes hacer para restablecer la lista de Navidad y sacar sonrisas con el presupuesto del que dispongas.

1. Deja de buscar tanto, solo crea frustración

Pasar horas corriendo por el centro comercial o buscando en sitios web el regalo perfecto es el primer signo de fracaso en tu misión. ¿Por qué?

La respuesta está en cómo nuestro cerebro entiende el mundo que nos rodea: cuantas más opciones tenemos, más difícil es decidir.

Este concepto aparece en varios estudios, pero el ejemplo más famoso proviene de un libro llamado The Paradox of Choice (La Paradoja de la Elección). En él, el psicólogo estadounidense Barry Schwartz da varios ejemplos de nuestra dificultad para afrontar el exceso de opciones en varios ámbitos: en la vida personal, en lo profesional y, claro, haciendo compras.

En el caso del gasto, las pruebas con consumidores en los supermercados muestran que las personas tienden a comprar menos cuando tienen más opciones para el mismo producto. De hecho, muchos ni siquiera pueden elegir un solo artículo cuando tienen más de treinta variedades por delante.

Es como si, ante muchas opciones, nuestro cerebro se pusiera ansioso y simplemente se bloqueara.

Además de esta parálisis, también existe la presión de tomar la mejor decisión posible. Con un mar infinito de opciones, la “obligación” de encontrar el producto ideal aumenta y, en consecuencia, aumenta la frustración con la elección final (¡si puede hacer sólo una!).

¿Qué significa esto al comprar un regalo de Navidad?

Buscar precios es bueno, pero correr por las tiendas sin rumbo fijo, no lo es. En términos prácticos, se necesita más atención.

Hacer una lista de la compra, poniendo el artículo que quieres regalar a cada persona, es una buena forma de no perderte. Pero hay otra opción, que nos lleva al siguiente punto.

2. Tener un presupuesto

Establecer un límite financiero para lo que se puede y no se puede invertir es una buena manera de disminuir la ansiedad. Después de todo, estás reduciendo tus opciones utilizando un criterio muy importante: tu bolsillo.

Separa exactamente cuánto puedes gastar y cúmplelo a rajatabla: no lo sueltes, no lo olvides, no lo tergiverses.

¿Encontraste algo muy caro que le encantaría a tu madre? ¿Acabas de comprar un recuerdo para tu padre y quieres llevarte una cosa más que crees también le encantará? ¡Lee los siguientes ítems!

3. Menos es más en el regalo de Navidad, realmente

Dar menos regalos a alguien aumenta las posibilidades de poder complacer a esa persona. ¡Es en serio!

La ecuación menos regalos = mayores posibilidades de éxito tiene sus raíces en diferentes estudios. Una es La Paradoja de la Elección: la que genera ansiedad en la persona que compra los regalos, también se aplica al destinatario.

Tener muchas opciones aumenta la expectativa de que una de ellas sea perfecta y disminuye la sensación de satisfacción con el resultado final, incluso si este resultado es bueno.

(Puedes escuchar al propio autor hablando de este fenómeno en una charla TED. El audio está en inglés pero, dentro de Transcript, puedes leer la presentación completa en 45 idiomas, incluido el español).

Además, al dar más de un regalo a una misma persona, corres otro riesgo: el de nivelar la experiencia para abajo.

Varios estudios de comportamiento muestran que una mala experiencia es más fuerte que una buena cuando tenemos que evaluar dos o más opciones juntas.

Por ejemplo: si está probando dos productos, uno muy bueno y uno malo, naturalmente se asociará la peor experiencia con ambos. Así, la percepción de lo bueno, que es el primer ítem, también cae.

¿Qué significa esto al comprar un regalo de Navidad?

La lección más importante es que no se necesita un árbol lleno de regalos para hacer feliz a la gente.

La segunda lección es que, cuando recibimos muchos regalos juntos, es más probable que nos sintamos frustrados.

Después de todo, un paquete será necesariamente menos interesante que el otro (incluso aunque la persona se haya esforzado por hallar muchas cosas increíbles).

En lugar de tratar de complacer a una persona con muchos regalos, es mejor invertir el tiempo y el dinero que tiene en opciones con más significado para cada invitado.

4. En caso de duda, regale experiencias, no cosas

¿Cuál es el propósito de dar un regalo? Bueno, si llegaste tan lejos en la lectura probablemente sea porque estás buscando algo para hacer feliz a alguien que te importa, y no solo para hacer una formalidad navideña.

Si realmente quieres complacer a alguien con un regalo de Navidad, tienes más posibilidades de éxito al elegir regalar una experiencia, no un objeto.

En primer lugar, porque los humanos, en general, percibimos las experiencias como algo más único que los bienes materiales.

En segundo lugar, porque el sentimiento de felicidad para quien adquiere una experiencia es mayor y más duradero: llega cuando la persona descubre el regalo y, nuevamente, cuando lo va a disfrutar.

Más que eso, dar una experiencia de regalo fortalece la relación entre quién da y quién recibe, incluso si los dos no participan juntos en esa experiencia.

¿Qué significa esto para tu regalo de Navidad?

En lugar de tratar de encontrar la “cosa” perfecta, piensa en la persona que quieres regalar y elige el momento que le gustaría vivir.

Un viaje es un ejemplo, pero una “experiencia” no es necesariamente cara. ¿Quieres otros ejemplos?

Un paseo por un lugar diferente, una cena, un masaje, una clase de cocina, un día practicando un nuevo deporte, su chocolate favorito, un espectáculo …

Recuerda el punto 1: ¡tu presupuesto!

El final del año es el momento en que los consumidores gastan más. De noviembre a febrero, los gastos promedio con tarjetas de crédito en Colombia aumentan mucho, lo que significa que, en algún momento, llega esta cuenta.

Después de los regalos, quedan por pagar las cuotas.

Entonces, cuando compres, no lo olvides: las experiencias no tienen que ser caras, los regalos no tienen que llegar en grandes cantidades para complacer a alguien, y, definitivamente, no tienes que superar tus límites esta Navidad.

Después de todo, el mejor regalo que puede hacerse es un comienzo de año libre de deudas.

Este contenido es parte de la misión de Nubank de brindar a las personas control sobre sus vidas financieras. ¿Aún no conoces a Nubank? Obtén más información sobre nuestra tarjeta de crédito aquí.

Inscríbete en la lista de espera de la tarjeta de crédito Nu

Introduzca su nombre

Quiero recibir la newsletter
  • Alvaro Fontalvo
    12 de enero de 2021, 6:31 pm
    Es muy complejo y superficial el pensamiento del humano cuando de regalar en navidad se trata.