Home Contraseñas difíciles....

Contraseñas difíciles. O por qué no usar la misma contraseña en diferentes páginas

Gran parte de nuestra información se almacena en línea, y repetir las contraseñas aumenta la posibilidad de tener problemas. Cómo protegerte.

Un panel morado con siete botones, tres verdes y cuatro blanco; el dibujo de una manito blanca tocando un botón verde.

Las noticias sobre fugas de datos son cada vez más comunes. Desafortunadamente, no existe una forma infalible de evitar por completo que la información sea expuesta por terceros; sin embargo, la buena noticia es que existen formas de mantener tus datos más seguros, y una de ellas es no usar la misma contraseña en varios sitios web, aplicaciones o servicios en línea. Dicho de otra manera, generar contraseñas difíciles.

La lógica detrás de las filtraciones

Desde que el mundo es mundo, Internet se ha popularizado, lo que trajo la venta de la información personal y la filtración de contraseñas. Si antes los estafadores vendían listas, disquetes y pendrives, hoy, con la intensidad de lo digital en nuestras vidas, este tipo de estafas se ha vuelto más fácil.

Con frecuentes ataques masivos a bases de datos corporativas, gobiernos o incluso estafas de phishing, en las que se engaña a los usuarios para que entreguen voluntariamente sus credenciales, las posibilidades de que nuestros datos queden expuestos son mayores.

Y ahí es donde entra la importancia de no repetir contraseñas.

Al tener acceso a sus credenciales desde una plataforma, el estafador no solo puede quedarse en el sitio web expuesto, sino también probar esa misma contraseña en otras plataformas. Ya sea manualmente, con computadoras o bots (robots), es posible probar estas credenciales en otros sitios por prueba y error millones de veces. 

Lo más común, sin embargo, es que el hacker venda estas contraseñas para que otros estafadores puedan realizar otros ataques.

Es decir, cuando una contraseña queda expuesta, automáticamente “cae en la red” y se convierte en otra posibilidad de intento de intrusión. Al ingresar la misma contraseña en más de una cuenta, dejas tus credenciales potencialmente expuestas en diferentes servicios en línea.

A pesar de la frecuencia de este tipo de incidentes, según la empresa de seguridad cibernética ESET, “los usuarios siguen optando por contraseñas débiles y fáciles de descifrar para los cibercriminales”.  Sostiene el informe que varias de las contraseñas más usadas en 2021 también lo fueron en los cuatro años anteriores, “lo que evidencia un patrón de malos hábitos de millones de usuarios de internet en el mundo”.

También en 2019 se dio a conocer a nivel mundial un caso de filtración llamado Collection #1, que violó más de 21 millones de contraseñas que hasta el día de hoy se venden ilegalmente en la deep web a personas malintencionadas.

¿Todavía no tienes tu tarjeta de crédito Nu? Haz clic aquí.

¿Cómo construir contraseñas difíciles y seguras?

El primer punto es usar contraseñas difíciles y diferentes en diferentes servicios. No repitas la contraseña de tu correo electrónico en el sitio de compras, la red social e incluso en el banco, ya que esto aumenta considerablemente tus riesgos.

Bien, pero ¿es suficiente tener contraseñas difíciles o diferentes para protegerte?

No, se necesita más que eso para ser más seguro. Debes crear contraseñas seguras, pero eso no es lo mismo que crear una contraseña compleja llena de caracteres especiales que posiblemente no recuerdes más adelante.

Consejos para construir contraseñas difíciles y seguras:

Entonces, ¿qué hacer (y qué no hacer)? Ve a continuación los consejos del evangelista de la seguridad en Nubank, Jonas Abreu:

  1. No guardes tu contraseña en papel u hojas de cálculo. Una falla de seguridad más grave puede exponer fácilmente las contraseñas. Para recordar, usa frases o una secuencia de números o palabras que tengan significado sólo para ti (y que no sean cumpleaños, año de nacimiento, etc.).
  2. Utilizar frases largas y preferiblemente una asociación de palabras sin sentido (ejemplo: una fruta, una calle, una actividad física, un objeto…). Cuanto más diferentes (y únicas) sean las palabras, más segura será tu contraseña.
  3. Si la contraseña debe ser numérica, evita secuencias fácilmente identificables, como fechas especiales, 123456, 9876, entre otras. Cuanto más aleatoria sea la secuencia, mejor.
  4. Utiliza un gestor de contraseñas online: con el gestor de contraseñas es posible crear contraseñas más complejas. Estas plataformas están encriptadas y solo necesitas recordar el código de acceso a las mismas (que debe ser único y seguro). Allí tendrás acceso a las demás contraseñas;
  5. Evite fechas o palabras sueltas.
  6. Nunca proporciones tu contraseña después de hacer clic en un enlace que se te envió; en caso de duda, abre la aplicación o el sitio web en una página separada o cierra sesión en el sistema y comunícate con uno de los canales oficiales de servicio al cliente de Nu.

¿Quieres saber más sobre la seguridad en línea? Lee también:

Este contenido es parte de la misión de Nu Colombia de devolver a las personas el control sobre sus vidas financieras. ¿Aún no has escuchado sobre Nu? Conoce más sobre nuestros productos y nuestra historia aquí.

Introduzca su nombre

Quiero recibir la newsletter